VIDEOS PORNO 1906 – 1970

VIDEOS PORNO 1906 – 1970

Los videos porno son todos aquellos que hacen una reseña de contenido sexual explícito o actos eróticos de manera tal que provoquen en el receptor excitación sexual. El término porno viene de la palabra griega “porne” que significa prostituta, sin embargo podríamos decir que el término es algo reciente ya que en esa época de la antigua Grecia nunca se utilizó la palabra porno.

La pornografía se manifiesta a través de varias plataformas, tales como: la animación, el cine, la fotografía, la pintura, la literatura, la escultura, las historietas, pero también ha tenido bastante apertura en los medio como revistas pornográficas e incluso a nivel de audio (sexo telefónico) y más recientemente en internet. El arte porno y las manifestaciones gráficas de  erotismo, viene desde los tiempos antiguos de la civilización, en cambio la concepción moderna que más se conoce en nuestros días se define como el mercadeo intensivo de este tipo de material, durante el siglo XIX, principalmente  durante la era victoriana, dándole su sentido erótico y artístico.  La pornografía moderna presenta su mayor auge en un período que se inició en los años 70’s, conocido como la revolución sexual, y ha durado hasta nuestros días.

Durante la primera mitad del siglo XX el porno se ha enfrentado a polémicas legales y sociales ya que estuvo completamente prohibido por distintas leyes en Estados Unidos e Inglaterra (principales productores de la misma) las cuales regularon su distribución. En los años 1906 se dió la llamada revolución sexual a partir de donde comenzó a tener mayor divulgación y con ello se fueron debilitando y anulando algunas leyes que la prohíben. Y fué a partir de 1970 cuando se comenzó a ser más común ciertas formas de expresión sexual como la pornografía y se comenzaron a distribuir masivamente videos porno.

No me culpes a mí por ver porno

No me culpes a mí por ver porno

Me encanta follar, pero no soy exactamente material para ser novia, porque mi trabajo incluye largas horas detrás del mostrador, así que no puedo ir a cenar a las ocho y tener una noche romántica exactamente. Soy una mujer independiente. Tengo un polvo rápido de vez en cuando, especialmente en mis viajes de negocios, pero por lo demás estoy muy feliz de cuidar de mis necesidades por mi cuenta. Cuando siento la necesidad y no hay una polla cerca, busco una película porno en la red y me pongo a trabajar. Ayer vi una película porno a las diez de la noche en mi oficina. Me salté los primeros minutos y comenzó a tocar el porno donde la acción se pone muy caliente. Había cuatro chicos follando dos chicas y me imaginaba yo soy uno de ellos. Abrí el cajón debajo de mi escritorio y saqué mi pequeño vibrador, diseñado para darme placer, vaginal y anal. Como las estrellas porno follan cada vez con mayor intensidad, lo encendí y me tocó el clítoris con ella, y me lamió el dedo corazón y lo puse en mi vagina. A continuación, la acción en el porno tiene demasiado para mí y realmente deseaba que estaría cogió por detrás, así que deslizó el vibrador en mi culo y lo empujó dentro y fuera muy duro, hasta que llegué y el orgasmo. Me tomó un momento para volver desde el planeta córneo y obtener mi cerebro funcione de nuevo. Entonces di vuelta a la pornografía fuera y limpiado la historia, limpié mi coño y culo con un pañuelo de papel y empecé a trabajar en los análisis financieros de nuevo. Me gustaría mucho que tengo una polla real que haga, y que en realidad deseaba nuestro tipo de entrega sería en el trabajo y podría cogerme hacerlo y participar, pero la pornografía y un vibrador era todo lo que tengo. Que Dios, estoy viajando a una conferencia en Miami en pocos días …

Se duplica el número de divorcios cuando las personas comienzan a ver porno

Se duplica el número de divorcios cuando las personas comienzan a ver porno

Hay una regla, comúnmente citada en el internet que dice: “Si existe, hay p***o en ello“. Aunque es una exageración, no hay duda que tanto hombres como mujeres están consumiendo más vídeos de sitios web de porno gratis desde que el mundo vino a estar en línea. Ahora, un nuevo estudio examina como esto podría afectar la concepción del matrimonio en los Estados Unidos. El estudio, un manuscrito presentado a finales de agosto de en el encuentro anual de la Asociación Sociológica Americana en 2016, sugiere que hombres y mujeres que comienzan a ver videos porno gratuitos, en durante su matrimonio, son más propensos a sufrir un divorcio, que sus parejas que no ven vídeos porno gratuitos o sitios web para adultos en lo absoluto. Previos estudios sobre sexo y matrimonio han sugerido que la concepción del material con sexualidad explícita no es buena para la salud marital. Pero muchos otros estudios han estado en conformidad con la selección cruzada de los datos, que solo da una pequeña imagen de lo bueno que pueden ser los sitios web de porno gratis para la felicidad marital. Ahora, los investigadores estuvieron dispuestos a analizar a las personas que veían porno gratis, y al impacto en el matrimonio en un período de varios años. Analizando los datos, Perry y su colega Ciro Schleifer, encontraron que las personas que comenzaban a visitar sitios de porno gratis y vídeos fueron más propensos al divorcio de su pareja durante la investigación. Para los hombres, la posibilidad de divorcio incrementó de un 5% a un 10%. Para las mujeres, el número incrementó de un 6% a un 18%. Así que, ¿Ya ha decidido si ver porno gratis en línea, o no?

Literatura porno vs. Películas porno

Literatura porno vs. Películas porno

“A cada cual lo suyo”, así dicen. La pornografía se ha esparcido por casi todos los aspectos de la vida. Se puede encontrar en películas, videos, revistas, libros, incluso en juegos de computadora. En el internet y las revistas puedes encontrar anuncios para encuentros personales. Antes de el desarrollo masivo de las películas porno, en los 80’s y 90’s, los hombres a veces le echaban un vistazo a algunas revistas porno. Veían fotos de mujeres jóvenes desnudas, y la historia escrita al reverse, en mi opinión, no era leída. La imaginación mientras veían las fotos les permitía hacer sus propias fantasías sexuales. Las mujeres estaban en una situación similar también. En su caso, era un poco lo contrario, las mujeres encontraban eróticas las novelas, donde el sexo era descrito en forma poética, pero lo suficientemente inexacta para que la imaginación pudiera trabajar. Así que inventaban su propia historia porno privada. Las fotos en las novelas no estaban permitidas, así que las mujeres podían imaginar la historia a su manera, representando el hombre y la mujer con preferencias personales. Hoy en día, las mujeres también tienen el valor y la claridad para ver películas porno, por lo que no es más solo un trabajo del hombre. Ocasionalmente puedes también encontrar a una chica valiente, que le da una ojeada a una película porno por si sola, o mucho mejor, que ve una película porno con su pareja. Una ojeada común, puede también enseñarte algo nuevo acerca de tu pareja, una nueva posición o agregar un poco más de pimienta a tu vida sexual, pero si es solo un poco.